Los desastres han aumentado considerablemente en los últimos años tanto en intensidad como en recurrencia a nivel global. El Salvador es un país expuesto a terremotos, erupciones volcánicas, huracanes, lluvias intensas, sequías, incendios forestales, desprendimientos de tierra y emergencias sanitarias, entre otras. En la zona rural la mayoría de la población, que vive en condiciones de pobreza reside sobre todo en laderas y riberas de los ríos, siendo susceptibles a sufrir las consecuencias a inundaciones y deslizamientos; por otro lado tenemos un sesenta y cinco por ciento de población viviendo en concentraciones urbanas, esto implica, por la densidad poblacional, una mayor exposición a daños.

 

Carcava de Reparto Las CañasEste cuadro de alto riesgo se complica más debido a la realidad del cambio y variabilidad climática, que ahora las estadísticas reflejan un incremento de probabilidad de tener eventos extremos cada periodo de lluvias, es decir cada año.

 

La gestión de los riesgos y la adaptación al Cambio Climático debe concebirse como un aspecto constitutivo del desarrollo sostenible, ambos temas no han sido tomados en cuenta en los Objetivos del Milenio, no obstante que la experiencia ha demostrado, como sucedió en el terremoto del 2010 en Haití, que un solo evento desastroso destruyó toda la acumulación de los esfuerzos encaminados al desarrollo y cumplimientos de los Objetivos del Milenio. La discusión de la Reducción de Vulnerabilidad basada en una visión integrada con el Desarrollo Sostenible es una importante contribución a la elaboración de nuevas propuestas del Post Marco de Acción de Hyogo.

 

Una referencia obligada que debemos tomar en cuenta en este contexto para el trabajo de reducción de vulnerabilidades son los acuerdos y compromisos asumidos por nuestro país en diferentes conferencias internacionales. En este sentido es importante el seguimiento a la Primera Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres (mayo 1994) Yokohama, Japón; a la Segunda Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres que se celebró en Kobe, Japón, del 18 al 22 de enero de 2005 por parte de 168 Estados. En esta Conferencia de Kobe se aprobó el Marco de Acción de Hyogo (MAH) el cual es el instrumento más importante para la implementación de la reducción del riesgo de desastres que adoptaron los Estados miembros de las Naciones Unidas. Su objetivo general es aumentar la resiliencia de las naciones y las comunidades ante los desastres, al lograr para el año 2015, una reducción considerable de las pérdidas que ocasionan los desastres, tanto en término de vidas humanas como en cuanto a bienes sociales, económicos y ambientales de las comunidades y los países.

 

En el ámbito regional, en julio de 2009 fue realizado el Foro Regional Centroamericano Mitch+10, el cual tuvo como resultado la elaboración de los lineamientos para una Política Centroamericana. Con base a estos lineamientos se elaboró una propuesta de Política Centroamericana de Gestión Integral del Riesgo, la cual fue aprobada en la XXXV Reunión Ordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de los países del Sistema de Integración Centroamericana en junio del año 2010.

 

Es importante denotar que en la Cumbre Extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno de Países del SICA, para el relanzamiento del proceso de la Integración Centroamericana, celebrado en San Salvador, El Salvador, 20 de julio 2010. a propuesta del Señor Presidente Mauricio Funes la Gestión Integral de Riesgos y Adaptación al Cambio Climático fue aprobada como una de las cinco prioridades en la agenda de Integración Centroamericana.

 

El 18 de julio de 2011 en San Salvador se constituyó el Foro Consultivo Regional de la PCGIR. Y la XXXVIII Cumbre de Presidentes asumió el Foro como uno de los mecanismos del Sistema de Integración Centroamericana. Este Foro Regional aprobó la creación de los Foros consultivos nacionales en cada uno de los países de la región.

 

El 12 enero de 2011 el Gobierno de la República, por Decreto Ejecutivo creó la Secretaría para Asuntos de Vulnerabilidad de la Presidencia de la República, definiendo que “es el ente rector dentro del Órgano Ejecutivo encargado de llevar a cabo todas las acciones necesarias para prevenir y erradicar la Vulnerabilidad que actualmente presenta el territorio nacional frente a fenómenos naturales y humanos”.

 

Este Foro es una iniciativa de la Secretaría para Asuntos de Vulnerabilidad de la Presidencia de la República en asocio con el Sistema de Naciones Unidas y el Comité Permanente Interagencial contando con el apoyo de la Oficina de Naciones Unidas para la Reducción de Desastres a nivel mundial y el Centro de Coordinación para la Prevención de Desastres Naturales en América Central.

 

El Comité Interagencial de Naciones Unidas está integrado por la Oficina Panamericana para la Salud (OPS), Oficina Mundial de la Salud (OMS), Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Programa Mundial de Alimentos (PMA), Organización Internacional del Trabajo (OIT), Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Oficina de las Naciones Unidas de Servicio para Proyectos (UNOPS), Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Programa Conjunto de las naciones Unidas sobre el SIDA (ONUSIDA), Organización Internacional de Migración(OIM).